ARREBATOS ALÍRICOS

Me fui sobreviviendo como pude

(José Luis Piquero)


miércoles, 6 de julio de 2016

"Uno" (de los nuestros): Ernesto Frattarola


Iba a comenzar este breve y, probablemente, inncesario comentario señalando que Uno, el segundo y, hasta el momento, último poemario de Ernesto Frattarola, me ha sorprendido. Pero eso sería empezar mal ya desde el principio, con una inexactitud rayana en la mentira, porque realmente ya conocía a su autor y de lo que era capaz por haber leído su anterior obra, Herido mármol (Suburbia Ediciones, 2014). Será pues más correcto y acertado decir que, a pesar de conocer (personal y literariamente) al autor, su nueva colección de poemas ha conseguido sorprenderme o, más bien, impactarme. Y es que Ernesto, que ya había demostrado tener una voz propia, poderosa y sugerente, ha logrado ahora una obra absolutamente redonda apostando por la contención de unos poemas que, en la mayoría de los casos, se leen en poco tiempo (son breves) pero se tardan en olvidar. Pueden comprobarlo con estos ejemplos:


ÁNFORA
Que alguien me pegue fuego cuando muera.

Mi desnudez: cenizas.
Y un ánfora embelleciendo este cuerpo.

Sé que Dios no existe cuando miro mi cuerpo.

PLEGARIA
Que los dioses me maten.
Pero que no me mientan.

Que cuando todo acabe,
que no todo acabe.

Que vuelva a ver a mi padre.

DOS
Nos mintieron:
nunca seremos uno.

JUMP
Lanzó su cuerpo al vacío
alegremente.
Y olvidó de pronto,
tal vez para siempre,
la soga abrazando sus tobillos hermosos.

NO JUMP
Miedo a la muerte.
A una cuerda consciente y cansada.
Los ojos, sólo los ojos
asomados a un espejo de agua quieta.
Y aquí estoy.
Arriba.
Abajo.

En resumen, una poesía intimista y reflexiva que por momentos recuerda a Álex Chico y en otras ocasiones al Anestesia del "insomne" Inaxio Goldaracena (pueden recordar la correspondiente reseña en este enlace).
Cuentan varios coétaneos que cuando Lorca se iba de una fiesta se notaba su ausencia durante bastante tiempo. Algo similar les sucederá, creo, con los versos que aparecen (y con los que no) en el último libro de Ernesto Frattarola:

OTRO
Escribir es ser otro.

Como un dios contingente,
doy vida y no la tengo.

Soy lo que creen que soy
aquellos que son fuera de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario