ARREBATOS ALÍRICOS

Me fui sobreviviendo como pude

(José Luis Piquero)


lunes, 18 de junio de 2018

"Soliloquio del inviduo" (Nicanor Parra)

Resultado de imagen de nicanor parra

Yo soy el Individuo.
Primero viví en una roca
(Allí grabé algunas figuras).
Luego busqué un lugar más apropiado.
Yo soy el Individuo.
Primero tuve que procurarme alimentos,
Buscar peces, pájaros, buscar leña,
(Ya me preocuparía de los demás asuntos).
Hacer una fogata,
Leña, leña, dónde encontrar un poco de leña,
Algo de leña para hacer una fogata,
Yo soy el Individuo.
Al mismo tiempo me pregunté,
Fui a un abismo lleno de aire;
Me respondió una voz:
Yo soy el Individuo.
Después traté de cambiarme a otra roca,
Allí también grabé figuras,
Grabé un río, búfalos,
Grabé una serpiente,
Yo soy el Individuo.
Pero no. Me aburrí de las cosas que hacía,
El fuego me molestaba,
Quería ver más,
Yo soy el Individuo.
Bajé a un valle regado por un río,
Allí encontré lo que necesitaba,
Encontré un pueblo salvaje,
Una tribu,
Yo soy el Individuo.
Vi que allí se hacían algunas cosas,
Figuras grababan en las rocas,
Hacían fuego, ¡también hacían fuego!
Yo soy el Individuo.
Me preguntaron que de dónde venía.
Contesté que sí, que no tenía planes determinados,
Contesté que no, que de ahí en adelante.
Bien.
Tomé entonces un trozo de piedra que encontré en un río
Y empecé a trabajar con ella,
Empecé a pulirla,
De ella hice una parte de mi propia vida.
Pero esto es demasiado largo.
Corté unos árboles para navegar,
Buscaba peces,
Buscaba diferentes cosas,
(Yo soy el Individuo).
Hasta que me empecé a aburrir nuevamente.
Las tempestades aburren,
Los truenos, los relámpagos,
Yo soy el Individuo.
Bien. Me puse a pensar un poco,
Preguntas estúpidas se me venían a la cabeza.
Falsos problemas.
Entonces empecé a vagar por unos bosques.
Llegué a un árbol y a otro árbol,
Llegué a una fuente,
A una fosa en que se veían algunas ratas:
Aquí vengo yo, dije entonces,
¿Habéis visto por aquí una tribu,
Un pueblo salvaje que hace fuego?
De este modo me desplacé hacia el oeste
Acompañado por otros seres,
O más bien solo.
Para ver hay que creer, me decían,
Yo soy el Individuo.
Formas veía en la obscuridad,
Nubes tal vez,
Tal vez veía nubes, veía relámpagos,
A todo esto habían pasado ya varios días,
Yo me sentía morir;
Inventé unas máquinas,
Construí relojes,
Armas, vehículos,
Yo soy el Individuo.
Apenas tenía tiempo para enterrar a mis muertos,
Apenas tenía tiempo para sembrar,
Yo soy el Individuo.
Años más tarde concebí unas cosas,
Unas formas,
Crucé las fronteras
Y permanecí fijo en una especie de nicho,
En una barca que navegó cuarenta días,
Cuarenta noches,
Yo soy el Individuo.
Luego vinieron unas sequías,
Vinieron unas guerras,
Tipos de color entraron en el valle,
Pero yo debía seguir adelante,
Debía producir.
Produje ciencia, verdades inmutables,
Produje tanagras,
Di a luz libros de miles de páginas,
Se me hinchó la cara,
Construí un fonógrafo,
La máquina de coser,
Empezaron a aparecer los primeros automóviles.
Yo soy el Individuo.
Alguien segregaba planetas,
¡Árboles segregaba!
Pero yo segregaba herramientas,
Muebles, útiles de escritorio,
Yo soy el Individuo.
Se construyeron también ciudades,
Rutas,
Instituciones religiosas pasaron de moda,
Buscaban dicha, buscaban felicidad,
Yo soy el Individuo.
Después me dediqué mejor a viajar,
A practicar, a practicar idiomas,
Idiomas,
Yo soy el Individuo.
Miré por una cerradura,
Sí, miré, qué digo, miré,
Para salir de la duda miré,
Detrás de unas cortinas,
Yo soy el Individuo.
Bien.
Mejor es tal vez que vuelva a ese valle,
A esa roca que me sirvió de hogar,
Y empiece a grabar de nuevo,
De atrás para adelante grabar
El mundo al revés.
Pero no: la vida no tiene sentido.

(Poemas y antipoemas.
Nicanor Parra)

domingo, 17 de junio de 2018

"Quien más, quien menos" (Sabina)

 

Quien más, quien menos
tiró una vez la casa por la ventana,
se tatuó en las sienes una diana,
probó un veneno...

Quien más, quien menos
se ha tomado a sí mismo como rehén
y tiene una conciencia todoterreno
del mal y el bien,

Pero yo fui más lejos,
metí un palo en la rueda de la fortuna
bajé al sótano en busca de un mal consejo,
usé tus puñaladas como vacuna.

¡NI UN PASO ATRÁS!
mi espada de Damocles era afilada,
cortaba en dos mitades la madrugada,
un pie en el tango y otro en el ojalá

Quien más, quien menos
pagó caras 500 noches baratas
y cambió a la familia por dos mulatas
de culo obsceno.

Quien más, quien menos
se agarró a un clavo ardiendo por no caer
acribillado a besos como un John Lennon
de Lavapiés.

Pero yo fui más lejos,
le adiviné las cartas al adivino
aposté contra mí por no hacerme viejo
en la ruleta rusa de los casinos.

Ni un paso atrás,
mi espada de Damocles era afilada,
cortaba en dos mitades la madrugada,
un pie en la rumba y otro en el nunca más.

Pero yo fui más lejos,
me dio por confundir el cuándo y el dónde
me disfracé de sabio frente al espejo
busqué dentro del alma lo que se esconde.

Ni un paso atrás,
la espada de Damocles era afilada,
cortaba en dos mitades la madrugada,
un pie en el mambo y otro en el más allá.

martes, 22 de mayo de 2018

"Llorar a lágrima viva" (Oliverio Girondo)


Llorar a lágrima viva

Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología, 
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo...
si es verdad 
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.

Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

Espantapájaros.
Oliverio Girondo.

sábado, 19 de mayo de 2018

"SED EN LA CONDOMINA"


Resultado de imagen de SED EN LA CONDOMINA Resultado de imagen de SED EN LA CONDOMINA
Somos el Murcia, el equipo de la séptima ciudad más poblada de España, el equipo al que siempre le han reprochado su incumplimiento del silogismo fácil: la séptima ciudad merece el séptimo puesto en Primera División, lógicamente, así que dame el séptimo puesto en Primera, por qué no me lo das. La estadística de todos los camareros de la ciudad que se han encogido de hombros cuando les hemos pedido que pusieran un partido del Murcia por la tele, esa estadística no se tiene en cuenta. La estadística de bares a los que se les terminan cayendo los banderines del Murcia que tuvieron un día colgados, si que alguna vez los colgaron, esa estadística no se vocifera. La estadística de que el más bajo porcentaje de los 440.000 quiere a su Real Murcia, y la estadística de que, en cambio, el más alto porcentaje de esa cifra no quiere a su Real Murcia, esos datos no los mencionan los radicales de la equivalencia séptima-séptima (...). Murcia siempre se ha cruzado de brazos y ha mirado impaciente, esperando la Primera desde la obsesión. El Murcia, por su parte, se ha especializado en ofrecerle Segunda. Y sí,somos de Segunda, pero somos la mejor Segunda: nadie tantas veces en esa categoría, 53 temporadas, y nadie tantas veces campeón de Segunda, 8 veces. (...) La mirada natural del Murcia es una mirada hacia Primera, desde la Segunda o incluso desde más abajo. La máxima categoría siempre se ha sentido observada por nosotros. Por eso puedo decir que mi equipo comparte la mirada de su ninguneada tierra: la mirada hacia el escalón más alto. Llegar un día a ese escalón y quedarnos y no bajarlo ya. Jamás dejaremos de mirar. (...)
Es probable que tanta contrariedad hay sido, en el fondo, la mejor educación posible para ellos, el mejor invernadero. Como el hijo de Miguel Hernández, nuestros pequeños murcianistas se han alimentado casi exclusivamente de pan y cebolla, es decir, de decepciones, y por eso ya ninguna dieta les asustará en el futuro. Solo pan y cebolla para ellos, sí, pero misteriosamente están sanos, han encontrado nutrientes. Ellos son matojos del desierto creciendo orgullosos sin agua. En cada patio de Murcia tenemos al menos un par de pequeños apóstoles: ya cuando persiguen un balón vestidos de grana están predicando. (...) Será puesto en sus labios un cántico nuevo. Ellos sí verán al Murcia ganar en Albacete. Ellos verán al Murcia dejarse atrás a sí mismo.
Sed en la Condomina.
Luis María Varelo.
Colección Hooligans ilustrados.
Libros del K.O.

jueves, 17 de mayo de 2018

"Pato trabaja en una carnicería" (Moris)

Todo empezó con el chiste que decía
"lo tuyo es mío y lo mío es mío".
No comprendimos que eso sería
lo que algún día nos heriría
fueron los días, los días de oro
y el sol brillaba sin preguntar...
(...)
Hemos crecido y visto el mundo en los diarios,
el comunismo resultó complicado:
"lo tuyo es mío y lo mío es mío"
nos ha llevado a la indiferencia.
Tenés excusas, "los otros tienen...",
que te mantengan, para eso están.

Sos el burgués mas podrido que existe
y te engañas pensando que sos un hippie,
vos explotas a todos y no das nada...
y eso es ser el peor capitalista

Cuando tenés, te hacés el burro,
vivís de arriba, ¡que asco me das!
Vos te reís del mundo y de las personas
pero querés que el mundo te alimente,
otros te proporcionan lo necesario
y vos seguís creyendo que es lo corriente...

¡Qué inútil sos, que mantenido
mírate un poco, baja de ahí!

Siempre estás en artista y te hacés el genio,
cultivas tu aire ausente y despreocupado
porque te supergusta hacerte el raro
y tu fama te tiene muy preocupado
te haces copar, cómo engañás
sos de mentira y no servís.

domingo, 13 de mayo de 2018

"Despojamiento" (un poema de Inma Luna)

Resultado de imagen de INMA LUNA

DESPOJAMIENTO
El caballo está desnudo.
Clarice Lispector.

No hay peligro de adorno.
Llega un momento en que estás desarropada.
Del todo.
No hay bridas, riendas, correajes, freno.
Llega un momento de purísimo galope,
sin compostura.
Éste es el instante peligroso,
el más ansiado.
El caballo está desnudo.
Es todo despojamiento.
Me quedé donde nada me salva.
Al inicio de la historia.
Sé con lo que cuento.
No quiero caricias en el lomo.
Quiero vida, luz.
Quiero que me descubras.
Alquilar ese coche desde Venecia a Zagreb.
Que me des besos en la tripa.
Que me azotes el muslo para echar a correr.

No estoy limpia.
Inma Luna.
Baile del S

viernes, 11 de mayo de 2018

Algunos poemas de "Ventana de emergencias" de Ángel Manuel Gómez Espada

Resultado de imagen de ventana de emergencias angel espada

VISITA INESPERADA

No vengas, Inspiración, esta mañana
golpeando a mi puerta. No quiero
verte derribando mis templos.
Debo terminar lo que estoy haciendo:
lavarme los dientes, poner café,
estudiar un rato mis oposiciones,
reordenar un poco las esquinas
de mi vida, llenas de mugre,
de recuerdos tiernos, pero inútiles.
No vengas a despertarme temprano,
no digas toma, escribe, aquí tienes
tu mejor poema. Si te acercas ahora
por mi cuarto, te echaré por la ventana.
Hoy no tengo cuerpo para la poesía.

Y, sin embargo, en este antepenúltimo verso
comienzo, inquieto, a escuchar tu risa.

Mira que llegas a ser puta, amiga mía.


POÉTICA
Leer un poema cojonudo, 
de esos que te desordenan 
las tres o cuatro verdades del día. 
Querer envolverlo, 
emularlo, 
rumiarlo. 
Y después de muchas vueltas, 
conformarte 
con lo poco 
que has dejado escrito. 
Y rezar un tanto 
para que los demás 
no noten 
el jodido fraude.


VENTANA DE EMERGENCIAS
Amanecer es una ventana de emergencias.
JAVIER FIGUEREDO

Ventana de emergencias
para cuando el mundo se equivoque.

Amaneceres como bombonas de oxígeno
para incondicionales apneicos.

Si no fuera por ellos.
Si no fuera por ellas.

NUNCA busques supervivientes
entre las ruinas.
Podrías encontrar
a quien menos te lo esperes.

A ti mismo,
por poner un ejemplo.



HACÍAMOS equilibrios sobre cráteres
los domingos por la tarde,
mientras comíamos palomitas
y nos untábamos los dedos de besos.
Hablábamos de ayer y de fútbol
de lo que no regresará,
que es el porvenir.

El lunes era el abismo,
el lugar maldito,
la cola del paro que nos aguardaba
al final del precipicio,
mientras nos preguntábamos
qué habría tras el cráter,
cómo sería dejarse caer
y ya.

DISNEYLANDIA

Cuando regreso del trabajo, ya estás despierta.
Mientras te duchas, preparo el desayuno.
Después te vas al trabajo, y yo me acuesto.

Pero antes me gusta que me arropes y me des un beso
que nunca sabemos si es de buenos días o buenas noches.

Cuando alguien nos habla de tener niños, reímos al unísono,
ante la mirada atónita de los detectives privados de turno.

Queréis Disneylandia, pero Disneylandia no existe.
Es una marca.
Y nadie vive dentro de una marca,
¿verdad?


CUENTO los segundos
desde el rayo al trueno.
Pasa mi vida.

martes, 8 de mayo de 2018

Algunos poemas de "A la contra" de Tomás Soler Borja

Resultado de imagen de a la contra tomas soler borja

POETAS
Los escritores son las putas del universo.
Charles Bukowski.

Se tratan de hermanos
-aunque luego, de espaldas
se apuñalan con saña-.
La madre es la poesía.

¿Y el padre?

LA ESPERANZA 
Lo peor
que no desaparece del todo.
Y como mala hierba
con el buen tiempo
siempre vuelve a despuntar.

Tanta mierda
y precisamente eso mismo
su mejor sustento.

LEO, LUEGO EXISTO
No todos se han olvidado
de que existo.

En el buzón
Cada mes 
Las cartas del banco.


SIN NOVEDAD
porque nada somos. No esperamos nada.
Fernando Pessoa.

Otra hora. Otro día. Otro año.
Y poco que añadir.
Hace tanto que no suceden cosas.

Ya no sé si quejarme o celebrarlo.

A ver mañana.


SOLO QUIERO QUE ME SALVEN
de mí.

Y dejándome con vida.



el ostracismo es una dirección de correo
a la que solo llega publicidad

lunes, 7 de mayo de 2018

LAS VERDADERAS MANADAS : LAS DE ARIEL ROT Y ANA PÉREZ CAÑAMARES.


Por suerte, "La manada" sigue dejando su rastro por los medios. Y digo por suerte porque eso significa que tanto la fiscalía como la víctima (sin duda, una valiente) van a recurrir la sentencia.
Es un caso muy importante, que está dejando al descubierto el funcionamiento del sistema judicial, de los medios de comunicación y de ciertos grupos de Whatsapp de "hombres". Ojalá, insisto, este debate se asiente en nuestras conversaciones, redes y medios, porque eso significará que continúa la protesta contra la sentencia y que los intentos de webs de acosadores como Forocoches no han conseguido el objetivo de amilanar a la víctima ni los cipotudos victimistas tampoco han logrado imponer su paranoia acerca del peligro del feminismo hacia todo lo establecido. 
Resultado de imagen de la manada somos nosotras
Sin embargo, siempre que he podido me he referido al conocido grupo de amigos sevillanos como "La Piara" y, a falta de otro mejor, sugiero que lo usemos como sustituto. Eso nos permitirá recordar que una manada puede ser un grupo de amigos o amigas muy unidas, sin necesidad de connotaciones repulsivas. O también que fue (y es) el título de una preciosa canción y de un gran disco de Ariel Rot, por cuya elección ha llegado a pedir perdón, a pesar de que, como decimos, no tiene por qué remitir a un grupo de abusadores machistas y, en cambio, contiene, sin duda, una de sus mejores canciones:

Pero, sobre todo, que, como reivindica el movimiento feminista "La manada sois vosotras". Y para no olvidarlo vaya este poema de Ana Pérez Cañamares:

LA MANADA
Todas las perras que una vez han sido
venimos esta noche a tu ventana.
Con pulgas, cicatrices, sin collares
barro en las patas, sangre en pezuñas.
De cada sombra una perra emerge.

Nos quitaron camadas, nos pusieron cadenas.
Nos dejaron sin linaje ni genealogía.
Para poblar colonias les parimos esclavos.
Creyeron que el abandono sería nuestra muerte
pero de las cunetas aprendimos memoria.

Sé fiel a tu ladrido: alimenta a tu loba.
Levanta el hocico como una brújula.
Apunta las orejas siempre al cielo.
No disputes la caza con tu hermana.
No des a luz cómplices; respeta tus colmillos.

Y así hallarás en ti lo que tienes de manada.

domingo, 6 de mayo de 2018

"Su viva imagen" (poema a la madre de Benjamín Prado)

SU VIVA IMAGEN

–Eres su viva imagen,  Me decían
sin sospechar entonces que esas cuatro palabras
iban a ser ahora mi condena.

No tengo dónde huir, dónde esconderme:
sus ojos están dentro de mis ojos;
su apellido en el mío
como el nombre de un barco en el fondo del mar.
Lo que ayer fue mi casa,
es la guarida de los tiburones.

Tú estabas a mi lado
y me has visto nadar en ríos de veneno;
has visto lágrimas
que eran cristales rotos, una lluvia de espinas,
cicatrices de agua que cruzaba la piel.

Miro su alianza de oro en mi dedo
y su rostro tallado sobre el mío,
mientas la vida sigue,
el aire mueve 
los árboles o el sol ilumina su casa
lo mismo que si no estuviera vacía.

El tiempo sólo cura aquello que se puede
sustituir y yo no siento nada
que no sintiese antes
cualquiera en cuyas venas ha bebido la muerte:
la grieta de la angustia,
la plaga de los verbos en pasado;
los recuerdos que buscan su lugar en la vida.

Es tan raro saber que no volveré a verla
y los demás
seguiremos entrando en restaurantes,
cines,
supermercados,
estaciones de tren...
Que no volveré a oír su voz pero a las nueve
será otra vez la hora de la cena,
los fines de semana iré al estadio,
mi coche rodará por la autopista
que ella escuchaba desde su jardín...

Pienso en su dios cruel, el dueño del dolor
y la mentira,
el cínico dice:
–Yo te destruyo para que descanses en paz.
Y ojalá fuese cierto lo que nunca he creído
y ella viera la soledad que deja,
cómo la echo de menos; cuánto me va a faltar;
lo que daría
por volverla a tener una vez más aquí,
un día más, tan sólo.

La mía es la tristeza del cobarde
que reúne para seguir en pie
el valor que no tuvo para ver la caída
de aquello que más quiso.

No tengo que explicártelo. Tú estabas con nosotros
y conoces
el dolor sin refugios,
las sábanas que acechan el cuerpo del herido;
conoces el enjambre feroz de las agujas,
las noches que no acaban cuando sale el sol.

Quien lo sabía todo de mí se ha llevado
el secreto a la tumba,
me he convertido en un desconocido:
el hombre que perdió el rastro de su sangre;
que se ha vuelto una sombra;
que no tiene a quién preguntar por él.

Ahora que mi madre ya no está –si eso es cierto,
si hoy no va a resolver un crucigrama,
ni a mirar los concursos de la televisión
como todas las tardes;
si ha caído en un sueño eterno del que nunca
vamos a despertar–,
guardaré sus palabras, custodiaré sus huellas;
y jamás voy a darla por perdida:
la memoria es el margen de error del olvido.

Le gustaban la nieve, los gatos, la familia;
el fuego,
cocinar,
los cumpleaños,
llorar con las películas románticas;
encender velas en las catedrales.
Le asustaban los médicos,
las llamadas nocturnas,
las tormentas,
el frío,
los reptiles...

Antes de las sirenas y las radiografías,
el miedo blanco de las ambulancias,
sus labios devorados
lentamente
por la carcoma de las oraciones.

Antes de los engaños piadosos,
el fuego amigo de las medicinas,
el esqueleto abriéndose paso hacia la luz.

Cómo puedo escribir lo inexplicable,
lo que no tiene nombre,
lo que todos callamos porque la vida sigue
y junto al cementerio hay tiendas y mercados,
jóvenes que adelantan con sus motocicletas
a los furgones fúnebres,
y avanzamos de espaldas a lo que nos espera
y llamamos silencio 
a todo lo que nadie quiere oír.

Le gustaban las fiestas,
los océanos
y creer que su dios no le daba los golpes
sino la fuerza para soportarlos.
Temía la vejez y al abandono:
pensaba que la forma más triste de marcharse
es no tener a alguien que te diga adiós.

La imagino en la época en que yo no existía,
haciendo cosas
que nunca le vi hacer: enamorarse,
bailar, romper las reglas, ser feliz;
y a veces me pregunto
si fue siempre la misma mujer que conocíamos,
tuvo tan claras sus obligaciones,
dónde estaba su sitio,
de qué infiernos no era decente escapar.

Le gustaba que habláramos
de su salud,
del clima,
de su infancia en los años de la Guerra Civil.
Le asustaban los cambios y las banderas rojas,
la libertad y el paso de los días.

Antes de la morfina y el delirio,
de que fuera quedándose sin caminos de vuelta,
sin puentes que cruzar,
sin esperanza.
No sé cómo explicarlo:
los recuerdos te siguen; pero cuando te vuelves,
nunca están ahí.

Ahora que ya se ha ido,
sólo será posible querernos a escondidas,
fingir ante los otros que no me habla por dentro,
que todo ha terminado entre los dos.
Las cosas no se pierden cuando desaparecen,
sino cuando las dejas de buscar.

Miro su anillo;
miro sus fotos
y soy yo:
puedo ver nuestra cara, nuestras manos...
Y eso que era mi orgullo, ahora es mi condena:
ser hoy que ya no está su viva imagen,
ser su eco,
su huella
el fantasma
de María Ángeles Prado, la mujer de mi vida.


Benjamín Prado
Ya no es tarde
Visor, 2016

sábado, 5 de mayo de 2018

"Por dignidad" (Serrat featuring J.M. Fonollosa)

 

Por dignidad
Letra de José María Fonollosa.
Música de J.M. Serrat.

La familia, los amigos,
aguardan con impaciencia
que por dignidad, la saque
de la casa con violencia.

Apenados me contemplan
o sonríen con desprecio.
Se les nota que sospechan
que sé cuanto saben ellos.

Y lo sé, lo supe siempre
que se acuesta con cualquiera
y ellos piensan que, eso, un hombre
como tal, no lo tolera.

Pero es simple, toda hembra
quiere a hombres diferentes
y a diferentes mujeres
quiere el hombre, es lo corriente.

Qué me importa que en un cuarto
otros encuentren amparo
siempre y cuando lo precise
lo halle desocupado.

No renuncio a la delicia
de tenerla sugerente
en mi cama cada noche
por prejuicios de otra gente.

La familia, los amigos,
me presionan a diario.
No me queda otro remedio
que mudarme de este barrio.

jueves, 3 de mayo de 2018

Homenaje de Manuel Vilas a su madre, a nuestras madres.

974310439

Quien me trajo al mundo se ha ido hoy del mundo.
Ella, que me llamaba a todas horas, para saber de mí.

Lo mal que la traté y lo mal que nos tratamos,
aun queriéndonos tanto; y lo poco que supiste de mi vida
en los últimos tiempos, ocultándote lo mal que me iba
en mi matrimonio y en todas partes
y tú sabiéndolo, porque, al fin, todo lo sabías,
me veías beber esos licores fuertes,
me veías esa sed tan rara, esa sed tan desconocida para ti,
que tanto te asustaba y tanto temías.

Ya nadie me llamará, tan obsesivamente, para saber
si estoy vivo y a quién le importará si estoy vivo o muerto;
yo te lo diré: a nadie.

De modo que el gran secreto era éste:
ya estoy completamente desamparado,
arrodillado
para la decapitación,
para el anhelado adiós de este cuerpo,
de esta existencia meramente social y vecinal que lleva mi nombre,
nuestro nombre.

No volveré a ver nunca
tu número de teléfono en la pantalla
de mi teléfono móvil; tú, que te quejabas de que no tenías uno,
de que yo no te regalara uno,
te juro que no hubieras sabido hacerlo funcionar,
lo habrías tirado por la ventana,
como yo haré con el mío esta noche del supremo delirio.

Porque eras un número de teléfono, cincuenta años
en ese número encerrados: nueve siete cuatro, treinta y uno,
cero, cuatro, tres, nueve.
Márcalo ahora,
márcalo si tienes valor y te contestarán
todos los misterios inconmensurables: el tiempo y la nada,
la ira roja
de los peores huracanes celestiales,
la árida y blanca nada convertida
en una mano negra.

Daba igual dónde estuviera: podía estar en América o en Oriente,
tú llamabas, tú llamabas a tu hijo siempre
porque yo era Dios para ti, un Dios fuera de la ley,
poderoso y sagrado, lo único real y suficiente,
siempre tu hijo fuera de todo orden, siempre reinando,
porque todo cuanto yo hacía e hice recibió tu larga aprobación,
cuya moralidad no es de este mundo.

Sabedlo.

Tú, que me amabas hasta la desesperación.
Tú, que derramaste sangre por mí y por mi discutible y oscura vida,
llena de liturgias cuyo sentido tú desconocías,
y hacías bien, pues nada había que conocer, como finalmente
he acabado sabiendo,
igualado en ese conocimiento
al más sabio de los hombres.

Y ahora, otra vez camino del Crematorio,
como ya escribí en un poema con ese título,
en el que hablaba de tu marido, mi padre,
a quien también quemamos,
unos mil grados alcanzan esos hornos.

Mi gran padre, del que tú te enamoraste —vete a saber por qué—
en mil novecientos cincuenta y nueve,
y a quién demonios le importa ya sino a mí,
el que siempre os quiso tanto y os querrá hasta el último minuto del mundo.

Te di un beso en la santa frente helada
un domingo
por la mañana
de un veinticuatro de mayo del año dos mil catorce,
lloviendo,
en una primavera inesperadamente fría,
mientras una máquina sofisticada introducía tu caja barata
—mira que somos pobres— en el fuego final,
al que mi hermano y yo
te condujimos.

Sentí tu frente antigua y acabada en mis labios
antiguos y acabados,
pero aún conscientes los míos;
los tuyos,
venturosamente, no.

Nunca pensé que el sentimiento final fuera este:
la envidia que me diste, la codicia de tu muerte,
codiciando tu muerte,
porque me dejabas aquí,
completamente solo
por primera vez
un nuestra larga historia de amor,
y solo para siempre.

Y recuerdo ahora a todas aquellas mujeres
que querían acostarse conmigo,
hacer el amor conmigo,
y eso acabó siendo mi vida,
cuando yo solo quería
estar contigo para siempre.

Vaya, mamá, no sabía que te quería tanto.
Tú sí que lo sabías, porque siempre lo supiste todo.

Qué bien que todo haya acabado,
en una culpable tarde de primavera
en donde comienza el mundo,
en donde para ti acaba el mundo,
en donde para mí ni acaba ni comienza
sino que persiste involuntariamente.

Qué bien este silencio omnipotente, aquí, en Barbastro,
donde fuimos madre e hijo, por los siglos de los siglos.

Aquí, en Barbastro, en ese sitio tan nuestro,
tan escuetamente nuestro: todo ocurrió aquí, en estas calles.

Todo lo recuerdo, y todo lo recordaré.

Te amo, finalmente.

Como no he amado a nadie: todas fueron tu réplica.

Ah, se me olvidaba: podías haber dejado algo
para pagar tu entierro,
no sabes lo mal que me va y lo pobre que soy,
mira que fuiste manirrota y derrochadora,
y lo que vale
el ataúd más económica,
como dicen ellos, los caballeros dulces de la funeraria.

Mira que fuimos pobres y desgraciados tú y yo,
ma mère, en esta España de granes hijosdeputa enriquecidos
hasta la abominación.
Y aun así, pobres como ratas tú y yo,
mantuvimos el tipo,
como dos enamorados.

Qué bien. Qué hermoso. Cuánto te quiero
o te quise, ya no sé, y a quién le importa,
desde luego no a la Historia de España,
nuestro país, si es que sabías cómo se llamaba
la solemne nada histórica en que vivimos papá, tú y yo.

El hundimiento. 
Manuel Vilas.
Visor, 2015.

martes, 1 de mayo de 2018

POESÍA SON ELL@S: POEMAS FUERTES Y DEFICIONES DE POESÍA

Resultado de imagen de gloria fuertes


No sé qué llegó primero: la imitación de Martes y Trece (junto a un más que flexible Jesús Hermida) o la propia Gloria Fuertes recitando con su inimitable voz ronca en programas infantiles hoy del todo inconcebibles. Sí sé que esa imagen inocente, disparatada, naíf y parodiable prevaleció mucho tiempo en mi mente, probablemente demasiado, quizá hasta un recital cuando ya daba mis primeros pasos de supuesto “enterado” en el mundo literario. El poeta (y, sin embargo, amigo) Víctor Martín Iglesias reivindicó su figura y yo, tarde y mal pero con (justificados) complejo de inferioridad y mala conciencia, tomé buena nota y compré y devoré varios de sus libros, primero con asombro, después con devoción y, desde entonces, hasta ahora, con fidelidad.

Fue antes de coincidir con Nacho Gallardo como tutor de prácticas impuesto, maestro elegido y, a pesar de todo, especialmente, amigo en el IES Chaves Nogales de Sevilla. Allí, entre otras de similar pelaje, establecimos la mala costumbre de prestarnos e, incluso, regalarnos libros. Pronto esos intercambios se tiñeron de Gloria, con la antología (de “poemas y vida”) de Blackie Books y reediciones oportunas de poemas eternos de amor pasajero.
Cuando yo ya había abandonado el centro rumbo a otras latitudes, fue idea de Nacho, como siempre, hacer el Proyecto Poemas Fuertes y mía la suerte de que, además de incluir a Diego Bernal, un magnífico profesor que, en estos tiempos de oportunistas y chaqueteros, de verdad aplica las nuevas metodologías con esfuerzo, tesón, sapiencia y acierto, decidiera también contar conmigo. Desde entonces, el Proyecto Poemas Fuertes me ha servido para conocer mejor a una autora fundamental y, sobre todo, para potenciar la creatividad de mis alumnos y contribuir, aunque sea mínimamente, a defender causas tan viejas y tan necesarias como el feminismo, la diversidad sexual, el antibelicismo o el siempre conveniente replanteamiento de cánones establecidos.
Poco se puede añadir a un Proyecto del que me enorgullece formar, aunque sea, una mínima parte testimonial y esporádica: pueden ver la magnífica web creada para gloria de Fuertes, disfrutar de su accesibilidad, variedad y claridad. Como digo, a mí no se me ocurre cómo mejorarlo y, además de sacar pecho cuando puedo, solo intento disfrutarlo como usuario y aprovecharlo como profesor.
Personalmente, lo que más me ha conmovido ha sido el sentido estricto del aprendizaje colaborativo. He aprendido mucho de mis compañeros Nacho y Diego y también de las interacciones con algunos lectores y alumnos del proyecto. Por ejemplo, la escritora Ana Pérez Cañamares, después de mostrarse encantada con el Proyecto, nos recomendó que sería preferible incluir más definiciones de autoras en el epígrafe “¿Qué es poesía?” y eso derivó en una ardua búsqueda en redes compaginado con entrevistas a varias decenas de autores contemporáneos que también aportaron su granito de arena al proyecto. Cada poeta nos derivaba a otro, quien a su vez preguntaba por la posible poética de un tercero, citaba a un clásico o reivindicaba a una autora olvidada. Es decir, hemos recordado, recuperado y provocado reflexiones sobre el trabajo literario que, ojalá, quedarán para la posteridad.
También “Poemas Fuertes” me ha descubierto caras insospechadas de mí mismo y de mi trabajo. Primero, me ha permitido saciar una vieja obsesión desde que empecé a dedicarme a la docencia: conseguir explicar recursos estilísticos de forma práctica y, creo, efectiva. Pero, sobre todo, me ha hecho ver lo afortunadamente equivocado que estaba. Y es que no consideraba que fuera posible explicar satisfactoriamente contenidos tan complejos a niños tan pequeños pero me ha maravillado su capacidad para asimilar conceptos como la metaliteratura, el humor dentro de la poesía, las vanguardias o la introspección en las distintas caras de su propia personalidad: admito que no pensaba que alumnos de 2º de ESO iban a inventar heterónimos con distintos estilos y dispar idiosincrasia: pero Pessoa vive; la lucha sigue.
Al final, la literatura más inspiradora es aquella que te ayuda a derribar prejuicios, te quita las tonterías y te mueve a escribir. Sin duda, los versos de Gloria han hecho que miles de jóvenes empuñen lápices, bolis o, más recientemente, portátiles, laptops y móviles. Lo he visto en pupitres delante de mis ojos mientras yo mismo empezaba a intentar dar forma a mi propio “Profe(ta) de guardia”.
Por último, cometí el error de considerar a Gloria Fuertes una autora “infantil” y me perdí durante demasiado tiempo sus versos. Curiosamente, este proyecto, emprendido cuando ya admiraba su obra “para adultos” me ha hecho valorar también su poesía “para niños” y, con ella la literatura infantil y juvenil auténtica: cualquiera que haya estado con audiencias jóvenes sabe lo difícil que es conectar con ellos; cualquiera que haya probado con esos poemas sabe que tiene mucho ganado.
Tantos años para aprender al final que Gloria Fuertes fue inimitable desde el principio.


A continuación, dejo algunas de las definiciones de poesía de autores clásicos (consultadas por los alumnos) o de los poetas actuales que tuvieron a bien colaborar en el Proyecto Poemas Fuertes. A todos ellos, gracias poéticas:

POESÍA SON ELL@S
(Partimos de una aseveración de Lord Henry, el más cínico de los personajes del Retrato de Dorian Gray: «Definir es limitar»).

MARÍA MOLINER:
Es el aspecto bello emotivo de las cosas, se basa en imágenes sutiles evocadas por la imaginación y por el lenguaje a la vez sugestivo y musical, generalmente sometido a la disciplina del verso.

Resultado de imagen de AIMEE G. BOLAÑOS
AIMÉE G. BOLAÑOS:
La poesía es amor que medita.

Resultado de imagen de ANTONIO MACHADO
ANTONIO MACHADO:
La poesía es palabra en el tiempo.
 JOSÉ ORTEGA Y GASSET
El síntoma de un gran poeta es contarnos algo que nadie nos había contado, pero que no es nuevo para nosotros. Se diría que llevamos dentro, inadvertida, toda futura poesía, y que el poeta, al llegar, no hace más que subrayarnos, destacar a nuestros ojos lo que ya poseemos. Ello es que el descubrimiento lírico tiene para nosotros un sabor de reminiscencia, de cosa que supimos y habíamos olvidado. Todo gran poeta… nos plagia.


OLIVERIO GIRONDO
La poesía siempre es lo otro, aquello que todos ignoran hasta que lo descubre un verdadero poeta.

Resultado de imagen de RALPH WALDO EMERSON
RALPH WALDO EMERSON
El lenguaje es poesía fosilizada.

Resultado de imagen de vicente huidobro
VICENTE HUIDOBRO
Un poema es una cosa que será.
Un poema es una cosa que nunca es, pero que debiera ser.
Un poema es una cosa que nunca ha sido, que nunca podrá ser.

Resultado de imagen de roberto juarroz
ROBERTO JUARROZ
No se trata de hablar, no se trata de callar: se trata de abrir algo entre la palabra y el silencio.

MARIANNE MOORE
Resultado de imagen de MARIANNE MOORE A MI TAMPOCO ME GUSTA

Resultado de imagen de WISLAWA SZYMBORSKA
WISLAWA SZYMBORSKA
¡Uf! Conocemos al menos quinientas definiciones de otros, pero ninguna nos parece lo suficientemente precisa y amplia a la vez. Todas ellas expresan el gusto de su época. Nuestro natural escepticismo nos impide intentar definirla de nuevo. Pero recordamos un bonito aforismo de Carl Sandburg: 'La poesía es un diario escrito por un animal marino que vive en la tierra y que quiere volar por los aires'. ¿Le sirve, de momento?

Resultado de imagen de DIOTIMA DE MANTINEA
DIOTIMA DE MANTINEA (discutiendo con Sócrates)
“Ya sabes que la palabra poesía tiene numerosas acepciones, y expresa en general la causa que hace que una cosa, sea la que quiera, pase del no-ser al ser, de suerte que todas las obras de todas las artes son poesía, y que todos los artistas y todos los obreros son poetas”.

Resultado de imagen de RAUL ZURITA
RAÚL ZURITA
La poesía es anterior a la escritura y sobrevivirá a su fin tomando distintas formas.
Resultado de imagen de aleixandre
VICENTE ALEIXANDRE
Al poeta valenciano, nacido en 1898 e identificado con la Generación del 27, Siles le atribuye "una de las mejores” definiciones de poesía, y la reproduce: "Fuente de amor, fuente de conocimiento; fuente de descubrimiento; fuente de verdad, fuente de consuelo; fuente de esperanza, fuente de sed, fuente de vida.

DANIEL FERREIRA
Déjenme que les explique: una de las dos mejores definiciones de poesía, la más inasible, flexible y general, la encontré en Stevens Wallace, y dice así: La poesía es el tema del poema.
La más poética, en el último premio Cervantes, Juan Gelmman, y dice así: un árbol sin hojas que da sombra.
En ambos casos, dense cuenta, la poesía no es el poema. Ni está contenida en los libros de poemas. Ni está hecha por poetas.
Ni sirve para nada de nada.
La poesía está a la zaga del camino. Los poetas se extinguieron como los dinosaurios. La poesía como se entiende hoy es un camino bifurcado: a la derecha los réprobos, a la izquierda los lisiados. Los verdaderos poetas son aquellos que le dieron la espalda a ese camino.

GABRIEL CELAYA
La poesía es un arma cargada de futuro.

Resultado de imagen de ana perez cañamares
ANA PÉREZ CAÑAMARES
La poesía es una declaración de (inter)dependencia.
La poesía es un alma cargada de pasado.
La poesía no consigue derrocar al emperador; pero nos recuerda que está desnudo. Y gracias a ella los emperadores ya no tienen poder en nuestras conciencias.
La poesía, no importa si breve, es lo contrario a la prisa.
La poesía es tejer después de desenmarañar los hilos.
La poesía es la ciencia que estudia lo inexacto.
La poesía es la trinchera donde cultivamos flores.
La poesía es un periódico de hoja perenne.
La poesía es lo que sangran los poetas cuando se hartan de morderse la lengua.
La poesía es rascarse una picazón del alma.
La poesía es el camino que nos lleva hasta donde el enemigo se ha infiltrado dentro de nosotros y que nos permite descubrir cómo matarlo sin matarnos.
La poesía es un vicio reconvertido en servicio público.
La poesía es llenar el mundo de flechitas.
La poesía da constancia del fracaso de los números a la hora de medirnos, a la hora de contarnos.
La poesía consiste en ensanchar el yo hasta que se convierte en un nosotros.
Resultado de imagen de INMA LUNA 
INMA LUNA
La poesía es la palabra rilando al borde del barranco, la conmoción; el lenguaje de lo que inquieta, el que desvela lo que late debajo de la piedra o el impulso mismo de la piedra que será lanzada.

BALLERINA VARGAS TINAJERO
La poesía es un espejo y una brújula: es reconocerte y descubrirte al mismo tiempo; un buen poema debe elevarse como una pluma en el viento y caer a plomo sobre el alma.

Resultado de imagen de ben clark
BEN CLARK
La poesía es vida destilada. Es intentar sacar algo en claro del caos de emociones y convulsiones que hemos llamado, por convenio, vida. 
Hay una definición del poeta irlandés Paul Muldoon (Premio Pulitzer de Poesía 2003) que me parece la mejor que he escuchado y es la que procuro repetirle a mis alumnos en mis talleres de poesía. Es, en realidad, la definición de lo que es un poema:
"Un poema es una respuesta a una pregunta que sólo el poema ha formulado." Es una definición que habla de dos cosas: del proceso de construcción de un poema y también del misterio de la poesía. Me parece bastante insuperable. 


Resultado de imagen de EVA VAZ
EVA VAZ
¿Qué es Poesía? La expresión más estética de la esencia del hombre o mujer. Una forma de Metafísica y una terapia. También me siento identificada con la definición de Rober Frost: “Escribir un poema es descubrir”.

Resultado de imagen de ITZIAR MINGUEZ 
ITZIAR  MÍNGUEZ-ARNÁIZ
¿Qué es poesía? Escribí en mi libro ‘QWERTY’ , precisamente en un poema que se titula ¿Qué es poesía?, una definición de poesía que me sirve en la vida real:  Eso que alimenta mi espíritu/ mientras mi madre/ me llena la nevera.
También me siento muy identificada con la definición que hizo Juan Ramón Jiménez, creo que era sobre su libro Animal de fondo pero es aplicable a la poesía en general: “La poesía es el encuentro después del hallazgo”.
 Resultado de imagen de berta garcía faet
BERTA GARCÍA FAET
La poesía como la magia del azar que cuaja en necesidad.
 Resultado de imagen de sophie de mello
 SOPHIA DE MELLO
La poesía es mi explicación del universo, mi convivencia con las cosas, mi participación en lo real, mi encuentro con las voces y las imágenes. Por eso el poema no habla de una vida ideal sino de una vida concreta: ángulo de la ventana, eco de las calles, de las ciudades y de los cuartos, sombras de las paredes, aparición de los rostros, silencio, distancia y brillo de las estrellas, respiración de la noche, perfume de los tilos y del orégano(...) Y es que la poesía-sigue diciendo- no es una exigencia de especialización...sino la entereza del propio ser, una conciencia más profunda que la inteligencia, una fidelidad sin límites.
Me pide que viva atenta como una antena, me pide que viva siempre, que nunca me olvide. Me pide una obstinación sin treguas, densa y compacta.
Resultado de imagen de mina loy
MINA LOY
La poesía es prosa embrujada, una música hecha de pensamientos visuales, el sonido de una idea.

Resultado de imagen de olga bernard
OLGA BERNARD
Definir la poesía es, como la propia palabra indica, ponerle una especie de final.  Toda definición pretende delimitar la realidad (algo muy conveniente para entender el mundo y tal vez sentir un cierto espejismo de seguridad) y también aspira a dotar de un contenido más o menos concluyente a esa parcelación. Necesitamos fraccionar la realidad y atarla a unas cuantas palabras y a su significado. Pero la poesía no es una realidad manejable, no se deja domesticar ni por la historia, ni por la tradición ni por la modernidad. Pese a todo, está viva y sigue siendo misteriosa. De todas formas, quien quiera definirla, que lo intente. No tengo nada en contra. Hace poco tiempo comencé a leer a un autor ya medio olvidado y al que yo apenas conocía: José Luis Hidalgo .Dos de sus versos dicen: “Soy el poeta. Me pregunto:/¿qué es lo que anoche sentí arder?” Imagino que quien pretenda definir la poesía se creerá capacitado para responderle. Yo, no. Creo que el poeta “hace” poesía, las definiciones son para los que hacen, si acaso, libros de texto. Puede tener un cierto fin didáctico; sin embargo, si nos ponemos a pensar un poco más profundamente, vemos que la poesía está mucho más allá. Cuanto más queremos definirla más se nos escapa y más vallas deberemos saltar para alcanzarla. Yo a lo que aspiro es a sentirla alguna vez, con el corazón y con la cabeza pero, a ser posible, sin aspavientos y sin meterme en lo que no me importa.

Resultado de imagen de dafne benjumea 
DAFNE BENJUMEA
La poesía es un estallido eléctrico, sorpresa de árbol, creencia. También me siento identificada con la definición de Vicente Huidobro: «La poesía es un atentado celeste».

MARÍA AUXILIADORA ALVÁREZ
“Un animal manso extenso huele a aguas estancadas"

Resultado de imagen de juan larrea
JUAN LARREA
Poesía es esto y esto y esto.
Resultado de imagen de nicanor parra
NICANOR PARRA
Todo es poesía menos la poesía.
Resultado de imagen de jose emilio pacheco
JOSÉ EMILIO PACHECO
¿Una definición de poesía? No tengo, lo siento. Yo escribo porque me pasa algo. Un epigrama griego dice que la poesía es pintura que habla y la pintura, poesía del silencio. Antes decía yo que todo conspira contra ella, pero la poesía está en el propio lenguaje. Basta pensar en lo que preguntan los niños. Cosas como: ¿A dónde van los días que pasan?

Resultado de imagen de jose maría cumbreño 
JOSÉ MARÍA CUMBREÑO
La mejor definición de poesía que conozco es esta cita:
“Todo lo que sé se reduce al ping-pong. Me limito a pegarle a la pelota desde este lado de la mesa y mandarla al otro lado”.
                       (Zhuang Zedong, tres veces campeón del mundo de tenis de mesa)

Resultado de imagen de elena medel todo lo que
ELENA MEDEL
La poesía es el espacio del juego. (…) Pocas disciplinas artísticas cuentan con una presencia tan fuerte y real en nuestro día a día, y a la vez están rodeadas de un halo de prejuicio y de desconocimiento, como la poesía. Puede que no leas poesía, pero la poesía te rodea: en las canciones que escuchas en la radio, en los anuncios de YouTube. La poesía se originó en la palabra oral y compartida, alimentada generación a generación, cobijando al resto de géneros: saltó a los libros, pero hoy continúa también fuera de ellos, como en su nacimiento.

JAVIER EGEA
porque a pesar de todo, nos hicimos amigos
 y me mantengo firme gracias a ti, poesía, 
pequeño pueblo en armas contra la soledad
Resultado de imagen de ana llurba
ANA LLURBA
Supongo que una especie de sesión espiritista en la que las tradiciones y genealogías que me interesan "hablan" a través de mí. Me siento identificada con una definición de la poesía que le reste importancia al autor, al genio y todo atisbo de romanticismo, además de que generalice la poesía como algo que no está en un poema, si no que asume esa forma como en una especie de suplantación moméntanea de cuerpos. La poesía habita en otros lenguajes como el arte, la música y otros géneros, como la novela  (ese cajón de sastre donde entra todo).

ALMUDENA GUZMÁN
¿Qué es la poesía? Una comunicación "vis a vis" de tu corazón con el corazón de los demás.

Resultado de imagen de rocío acebal
ROCÍO ACEBAL
La poesía para mí es una forma de expresión basada en la precisión y la belleza. Más allá de definiciones estilísticas o de forma, creo que lo fundamental de la poesía es su capacidad para canalizar la realidad de la forma más fiel a la verdad (incluso dentro de la ficción) y, consecuentemente, me siento cómoda en la poesía que navega con esos dos pilares para lograr una "hermosa claridad".
Resultado de imagen de raquel lanseros 
RAQUEL LANSEROS
La poesía es el territorio absoluto de la libertad.

Resultado de imagen de noelia illán conesa
NOELIA ILLÁN CONESA
Siempre me ha gustado aquello que dijo José María Álvarez en el homenaje a Ezra Pound, en Venezia, sobre el Arte y la poesía: “Hemos aprendido que ser poeta es un destino –si cabe la elección– sumamente azaroso y arriesgado. Hemos aprendido a alimentar nuestra soledad y a convertirla en invulnerable. Hemos aprendido que las situaciones a que el hombre se ve sometido son pasajeras, y el Arte, no. Hemos aprendido que la primera condición de la Poesía es la libertad, la independencia y la defensa e incremento del legado cultural de la humanidad.”
Para mí en cierto modo la poesía ha de ser algo sagrado, invulnerable, que soporte con orgullo el paso del tiempo. Creo que la palabra es algo muy importante y de ninguna manera ha de desdeñarse ni burlarse de ella. La poesía es algo muy serio.
Resultado de imagen de celia corral cañas
CELIA CORRAL CAÑAS
¿Qué es la poesía? Más que intentar definirla, me adscribo a la de Benjamín Prado, bastante lírica, que es: "La poesía es todo lo que hay entre un disparo y el animal herido".  
Resultado de imagen de poeta patricia gonzalez lopez
PATRICIA GONZÁLEZ LÓPEZ
¿Qué es la poesía? Una manera no habitual de decir lo corriente. Es lo que sorprende, lo que sacude, sana y hace justicia.
Con qué definición de poesía me siento identificada? Una de Paul Valéry "poesía es el arte de hablar sin decir nada, pero para sugerirlo todo". Otra cosa que dice es "Poesía es alcanzar el estado de invención perpetua"
Resultado de imagen de elena román
ELENA ROMÁN
La poesía es un lenguaje, es una manera de ver la vida, y es también una manera de ser. 
Aunque se me vienen a la cabeza varias definiciones de poesía, siempre me ha acompañado la de Pessoa, quien dijo que la poesía era su manera de estar solo.
Resultado de imagen de jorge posada poeta
JORGE POSADA
La poesía es un escáner descompuesto, esto tiene una dificultad, cómo hacía safo para escribir si todavía no había escaners en su época, ¡oh misterio!
Resultado de imagen de gema estudillo
 GEMA ESTUDILLO
La poesía no sirve para salvarse. Tampoco sirve hacer poesía como churros, si no la palabra es vacía y es tan sólo un adorno. La poesía sirve para alumbrar lo que no se ve y nombrar lo que aún no tiene nombre. No vale nada si la palabra no arde.
Resultado de imagen de mario vega poeta
MARIO VEGA
Entiendo la poesía como una situación comunicativa. La poesía es aquello que ocurre cuando se lee o escucha un poema. Puede darse el caso de que nada ocurra al leer dicho poema, en cuyo caso estaremos ante un poema mal ejecutado o ante un lector no apto para que se produzca la poesía con ese poema.
Lo que ocurre cuando uno lee un poema y se produce la poesía es de carácter completamente personal e insondable, ya dijo Machado en su Juan de Mairena que debíamos hablar modestamente de poesía sin pretender definirla.
Soy partidario de la poesía accesible, que está escrita, no para todos, sino para cada uno. Una poesía que huya de los excesos del lenguaje y se comprometa con la vida, con la sociedad y con el hoy, sin perder de vista el pasado y sin negar el futuro.

Resultado de imagen de patricia luna 
PATRICIA LUNA
Poesía es la voz de mi madre,
el abrazo de mi padre,
la vida a medias
abriéndose camino
entre zarzales.
Son mis pies descalzos,
la huella de tus pasos en la arena
que no dura más que un oleaje.
La poesía no somos tú ni yo.
Ni lo que dejaremos.
Serán los sueños que jamás alcanzaremos,
el verso que no pronunciaremos,
el instante que se me escapó.
No es un métrica exacta,
ni una construcción de ingeniería.
No se aprende en academias,
ni siquiera en la vida.
La poesía es eso que nos queda
cuando todo lo demás se ha ido.

Resultado de imagen de ursula rodríguez poeta
ÚRSULA RODRÍGUEZ
La poesía para mí es liberarme mediante las palabras; encontrarme en ellas, conectar con mi "yo indefinido" y, a través de él, con el de los demás.