ARREBATOS ALÍRICOS

Me fui sobreviviendo como pude

(José Luis Piquero)


miércoles, 2 de marzo de 2016

Primeras nupcias (un poema de "Diario de un puretas recién casado")



Primeras nupcias
Siempre habrá un bar cerca
Manuel Peña Sanz

Cuando finalmente me case
con la mujer que quiero para hacerla
feliz como ella merece y yo envidio,
prometo elegir bien la fecha,
que no coincida con ningún festi
interesante y que mis amigos
y yo mismo nos quedemos sin excusas
para dar por culo
en cada uno  de los brindis y los bailes
sobre lo bien que lo podríamos
estar pasando.

Prometo que será una fiesta
no tan cutre como estáis acostumbrados,
que habrá muy buena música y, por supuesto,
fingiré no veros cuando vayáis al baño
juntos y me abracéis con ojos desorbitados.

Juro sobre la tumba de mis locos
años que no os quedaréis con hambre,
sed ni con las corbatas en su sitio.

Cuando finalmente me case
con la mujer que adoro,
prometo no cansarme
de ella ni de mí mismo.

Juro que no jugaré a regodearme
en la autocompasión, el vicio
o la autocomplacencia y que, como mucho,
cuando lleguen las bajas presiones
y los empates en el descuento,
jugaré al escondite sin irme
jamás a por tabaco: conformándome
con refugiarme en mi bar favorito
(o en cualquier antro cercano)
a cagarme en Dios y Su Puta Madre.

Prometo con los dedos rectos serle
fiel de palabra y obra y esconder un mínimo
las carpetas del porno.

Juro por la vida de la flamenca
estereotipada contestar
alguna vez los whatsapps importantes
y no hacerlo solo con emoticonos.

Prometo traerle flores de vez en cuando,
acordarme alguna vez de alguna fecha,
no meter cosas sin tapar en la nevera
y aprender la indescifrable mecánica
con la que se desenvuelven
las emociones y los edredones nórdicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario