ARREBATOS ALÍRICOS

Me fui sobreviviendo como pude

(José Luis Piquero)


domingo, 31 de enero de 2016

Centrifugados: el mejor festival de poesía posible en Plasencia


Los días 26, 27 y 28 de febrero tendrá lugar la II edición de Centrifugados: encuentro de literatura periférica.
El año pasado ya fue un éxito incontestable y confiamos en que esta nueva edición se mantenga o, si es posible, incluso se supere el nivel. 

Aquí podéis ver un par de artículos que han recogido información sobre el evento y, a continuación, la rueda de prensa que ofreció Cumbreño explicándolo todo tan bien como siempre:
Plasencia será en febrero capital de la cultura.
Cien escritores y editores de varios países se dan cita en Plasencia.


Allí nos vemos. (Por cierto, el sábado 27 leeré poemas de mi nuevo libro, Diario de un puretas recien casado).

viernes, 29 de enero de 2016

"Discípulas de Coaticlue" de María López Ponz en La Tribu de Frida

Sin duda, La Tribu de Frida es un espacio cada vez más necesario para quienes estén interesados en poesía feminista y/o poesía escrita por mujeres que, por cierto, deberíamos ser todos. Lo lleva con admirable tesón la gran poeta Carmen G. de la Cueva y ha ido dejando reseñas y artículos tan interesantes como este 15 maneras de estar sola, en el que recopilaba los 15 poemarios que más les habían gustado del pasado año.

Elena Ramos.

En este enlace podéis acceder a una selección de poetas chicanas traducidas por María López Ponz, Doctora en Traducción y Premio Extraordinario con una tesis sobre el mismo tema.
Estos poemas pertenecen a un libro que pronto publicará con Ediciones Liliputienses. Sirvan como adelanto de la joya que se avecina.



miércoles, 27 de enero de 2016

When the soldiers are singing: Un poema de "Diario de un puretas recién casado"

Hoy, dado que se cumplen 71 años desde que el Ejército Rojo liberó el campo de concentración de Auschwitz, es un buen momento para recordar mi mayor intento (frustrado) de escribir un poema épico... que acabó en un tan triste como valiente acto de amor cotidiano y eterno.

Forma parte de Diario de un puretas recién casado, mi nuevo libro, recién publicado por Ediciones Liliputienses y su título se debe a que fue inspirado por esta canción:


When the soldiers are singing

Toda vida es un proceso de demolición.
Francis Scott Fitzgerald

Imagino a mi mujer imaginándose
con otro sin esta tripa temeraria,
que ya no espanto ni disparando
una salva de verduras de advertencia
al principio de cada comida.

No sé.

Quizás él no empiece tantos libros
ni sea un fiera en los chistes malos,
pero sé que una mujer necesita
modelos de gama alta que enciendan
sus más bajas pasiones terrenales.

La política de contención ha fracasado:
el enemigo avanza camuflado en la rutina.

Y pongo el despertador una hora antes
para ver si hay huevos de correr un rato.
Pero me quedo mirando fotos viejas
con los ojos llorosos
y los michelines acojonados.

Y empiezo una paja en silencio
con más pena que ganas y cayendo
en derivas metafísicas: supongo
que existe un yo distinto en otra
dimensión sin extra de queso,
que se levanta temprano sin problemas
a ejercitar sus músculos de acero.

Pero, quién sabe: tal vez lo haga
porque necesita remarcarse
los abdominales por algo parecido
a lo que a ti te atenaza ahora.

Al fin y al cabo, la mujer de tus sueños
nunca estará contenta en tus pesadillas.

Déjate de cuentos, Víctor, y asume
en qué te has convertido aquí y ahora:
una caricatura  de ti mismo
condenada a un aterrizaje
de emergencia o un declive progresivo.
Pero también, no lo olvides, sigues siendo
un soldado que sabe jugar sucio
y conoce el campo de batalla.

¿Eres o no un veterano dispuesto
a dejarse matar por su única patria?
Varón  que arrastra sus setenta
y seis kilos de peso y diecisiete
centímetros kamikazes desplegados
a tiempo de acabar con esta guerra
en un redentor polvo mañanero.

Sal ahí, muchacho. Demuestra
de qué madera estás hecho.

Nuevo libro: "Diario de un puretas recién casado" (Ediciones Liliputienses)


En la foto superior pueden observar la portada de mi nuevo libro, Diario de un puretas recién casado, publicado por Ediciones Liliputienses, la editorial del gran Chema Cumbreño: es un auténtico honor formar parte de ese inapelable catálogo de autores, con lo mejorcito de la poesía escrita en castellano a ambos lados del Atlántico.
Para celebrarlo, dejo a continuación un poema del libro, inspirado por y dedicado a, por supuesto, Pablo (García Casado):

García casado

Soy un García casado de la vida.

Un hombre cualquiera, como tantísimos,
en una relación hetero sin aspavientos,
que arrastra su apellido y lo prolonga
más allá de lo estrictamente necesario.

Soy el terror de los buffets libres.

El que se queda callado en la sala de espera
cuando la enfermera repite su nombre.

Un godot que manda un whatsapp avisando
de que no le esperen si llega tarde.

Aunque no me llame así y otros
sean mi nombre y apellidos,
soy Fulano de Tal, j´est un autre,
un número impar emparejado, otra
cifra móvil motivo de disputa
entre políticos y sindicatos.

Soy el vecino de un quinto que delega
su voto en el presidente del bloque.
Alguien que espera que pasen las firmas
sin intervenir ni escuchar en los claustros.

Barrilete tragicómico, dime:
¿de qué planeta te caíste?

El que siempre da dinero a los mendigos
por miedo a encontrarse un día pidiendo
y que, por motivos parecidos, nunca protesta
demasiado a los camellos. Un afiliado
al escepticismo que a veces rompe
el carné en arrebatos de esperanza.

Soy otro García cansado de la vida
que paga una cuota fija de pretéritos
y otra variable de futuros simulados.

Un viejoven que remulga, otro
puñado añadido a la olla a tiempo
de estropear la sobremesa familiar
de un domingo cualquiera y piscinero.

Seré padre algún día mientras tanto
soy un hijo de puta moderado.

domingo, 24 de enero de 2016

Nuevo número de la revista Psicopompo


Acaba de salir el nuevo número de la Revista Psicopompo, dirigida por el infatigable Chema Cumbreño y editada por Psicopompo Librería-Café. Y luce tan precioso como se puede observar en la imagen superior.

En esta edición cuenta con colaboraciones de poetas consagrados, desconocidos y noveles de diferentes edades y estilos pero todos aportando poemas inéditos y unidos por su calidad.

Entre ellos, debemos citar la colaboración del gran Alberto Tesán tras muchos (demasiados) años de silencio poético.

Este es el índice completo de la revista.

ÍNDICE

POESÍA Y OTROS PECADOS CASI CONFESABLES, 3
Begoña Abad (5), Joaquín Benito de Valle Bermejo (8), John Berryman (10), Luis Corrales (14), Ernesto Frattarola (16), Ignacio Gallardo (17), Ana Rocío Jouli (22), Luis Llorente (29), Ana Llurba (30), José López Castán (31), Patricia Luna (39), Pepo Márquez (42), Marcos Matacana Martín (46), José Molina Robles (50), Francisco José Najarro Lanchazo (52), Lola Nieto (54), Eduardo Padilla (62), Marcelo Pellegrini (66), Víctor Peña Dacosta (70), Luis Pereira (77), Miguel Sánchez Ibáñez (81), Juan Ramón Santos (86), Alberto Tesán (87), David Trashumante (88), Rosario Troncoso (89), Ballerina Vargas Tinajero (92), Marina Yuszczuk (95).

UN REPASO AL PRIMER AÑO 
Y MEDIO DE PSICOPOMPO, 113

TRES RESEÑAS, 145

Se puede solicitar en este enlace, aunque, actualmente y por poco tiempo, no funciona la tienda.

Por cierto, si pasan por Cáceres, no dejen de visitar Psicopompo Librería-Café.

Y, cuando lo hagan, pónganme a los pies de Lupe.


lunes, 18 de enero de 2016

Las ratas y los piojos

"Ahora tienes un problema, colega,
la soberbia te ha estallado en los morros,
quién te iba a decir que no bajarían la cabeza, como siempre...
Para enriquecer tu riqueza, para atesorar tu tesoro
quién te iba a decir que te plantarían cara, las ratas y los piojos."

sábado, 16 de enero de 2016

La España de la Transición (un poema de Manuel Vilas)



El rey Juan Carlos I está algo hinchado,
y algo sordo, no oye a los periodistas.
Fue el dueño de un rato largo de la Historia.
Y ahora habla con los muertos mucho rato,
con su padre, a quien ya ha vuelto a ver en sus sueños.

El ex-presidente Adolfo Suárez
se convirtió en el hombre invisible.
Murió su esposa, se entristeció para siempre,
y envejece en un lugar desconocido.
No recuerda nada porque nada hay que recordar.

El escritor Camilo José Cela se murió
como muere la gente corriente.
Parecía inmortal y eterno, pero no lo era.
Su viuda aparece muy de tarde en tarde
en la prensa española, pero ya nadie la recuerda.

El ex-presidente Felipe González
se divorció y se fue con una más joven.
Sale de vez en cuando en las televisiones.
Parece un hombre bueno,
pero solo es un hombre envejeciendo.
Da consejos y opina de economía y de mercados.

La ex-miss del universo Amparo Muñoz
se disolvió tristemente
en un piso de Málaga.
Dijeron que era una drogadicta y que por sus venas
corría la España de los años setenta.

El actor Fernando Fernán Gómez
se murió de la misma forma
que Camilo José Cela.
Cuando murió,
murió una forma de ser español.

El gran Santiago Carrillo, el último comunista,
se morirá un día de estos,
tal vez ya esté muerto ahora mismo.
Resiste, porque el comunismo latió en su corazón
como una santa campana de penicilina.

La gente se muere o está apunto de morirse.
Se murieron poetas a quienes ya nadie lee
como Gerardo Diego y novelistas oscuros
como Torrente Ballester; y Gerardo y Torrente
parecen ahora mismo el mismo muerto,
el mismo fiambre, gemelos españoles.

El juez Baltasar Garzón ha engordado
y está envejeciendo.
Persigue a los fantasmas que no persiguieron
aquellos que ya también se volvieron fantasmas.
Fantasmas que no persiguieron
a otros fantasmas más antiguos,
porque entre los fantasmas la antigüedad
en el cargo se llama Historia de España.

Me dan pena los muertos españoles.
Oh, sí, qué pena dan los muertos españoles.

¿No te parece?, hermano mío, mi compatriota.

Manuel Vilas.
Gran Vilas, Visor, 2012.

domingo, 10 de enero de 2016

La huida hacia delante entre lo mejor del año (pasado) para alguno que otro.

Ya habíamos rescatado en este blog que, hace poco, Enrique Villagrasa tuvo la amabilidad de cometer el error de incluirme entre "los 10 poetas españoles del momento" (sic) en este artículo para la revista Librújula. Aprovecho la ocasión para volver a darle las gracias.

Con bastante anterioridad, Luis Bagué Quílez, sin duda uno de los críticos más importantes de la actualidad (no se pierdan, si pueden, ensayos suyos como el monumental Poesía en pie de paz: modos del compromiso hacia el tercer milenio), tuvo a bien mencionarme dentro de "la poesía que viene" en su blog Página en construcción y, anteriormente, en un artículo publicado en Babelia y llamado Última poesía española: Del ADN al DNI.

También en verano me llevé la agradable sorpresa de que el prestigioso Antonio Taravillo se acordara de este pecador en su reflexión sobre la "poesía joven" (sobre todo porque alguien siguiera considerándome joven a estas alturas). 

Sin embargo, los finales de año, son, como saben, especialmente propicios para las listas. Entre ellas, voy a rescatar la de Rosario Troncoso para el Diario Bahía de Cádiz y la de Ángel Manuel Gómez Espada que, además de incluir mi libro (de nuevo, muchas gracias), seleccionan varias de las lecturas que más me han gustado este año.

Aunque, sin duda, mi lista preferida es la realizada por David Pérez Vega en su blog Desde la ciudad sin cines: chapó.
(Recordemos que David Pérez Vega también hizo en su momento una completísima reseña de La huida hacia delante)



La revista mexicana Vozed publica unos poemas de "La huida hacia delante"

En este enlace pueden acceder a algunos poemas seleccionados por Jesús García Mora para la revista mexicana Vozed de La huida hacia delante, mi primer poemario. Desde aquí mando, con fuerza, un abrazo y las gracias que, espero, lleguen hasta el otro lado del charco.



sábado, 9 de enero de 2016

Enric González contesta a Gerard Piqué (y a Artur Mas)


Lo que llamamos "historia" no es lo que ocurrió. Y lo que se ha escrito se corrige, reescribe y rectifica día a día desde un presente continuamente cambiante. (...) la narración histórica es siempre la que más satisface a los grupos dominantes en la sociedad. (...)
Ya sé que todo esto queda raro en un libro sobre fútbol. Pero me parece necesario. Llamamos fútbol a un juego y a todo lo que rodea ese juego. El envoltorio es lo que genera pasión (...) y cuando palpamos el envoltorio comprobamos que está hecho del mismo material que la historia. Solo el pasado da sentido al presente.
Los perdedores de la historia son aquellos cuyo relato queda orillado u oculto. Es decir, quienes necesitan apelar de forma continua al relato escrito por los ganadores para discutirlo o impugnarlo. Eso ocurre con los pueblos nativos de América, con los chiíes, con los palestinos, con los armenios y con mucha otra gente. Quizá también ocurre, en cierto sentido, con los catalanes, aunque la capacidad de fabulación histórica catalana restulta tan extraordinaria que uno no se siento capaz de decidir si somos perdedores de la historia (frente a la historia española) o los creadores de un género propio, vagamente vinculado al realismo mágico.
A día de hoy, el Espanyol figura entre los perdedores. Eso me parece indiscutible. Las causas son opinables. Tengo mis ideas al respecto, como el lector tendrá, o no, las suyas. (...)
En mi opinión, a los madridistas, barcelonistas y otros seguidores habituados a los éxitos les pasa un poco eso. No han tenido tiempo de forjarse una fe a prueba de cualquier fracaso. (...) Pueden sentirse tristes, pero jamás han experimentado el auténtico vacío existencial de quienes sospechan, con bastante fundamento, que su dios se ha largado para siempre. Que legarán a sus descendientes una fe hecha de esperanzas incumplidas.

 

viernes, 8 de enero de 2016

Aniversario (un poema de Luis Alberto de Cuenca)


No siento que te fueras cuando te fuiste - todas
se marchan de mi vida, más tarde o más temprano -,
sino que sigas yéndote cada ves que me acuerdo
de que no estas conmigo, que es, por ejemplo, ahora.
Siento que la película de tu partida sea
un tema recurrente de mi imaginación
y que no haya en el mundo mezcla química
capaz de transportarme al olvido,
donde tú no te vas.

Luis Alberto de Cuenca
Los mundos y los días: Poesía 1970-2002
Visor, 2006

domingo, 3 de enero de 2016

Dos poemas inéditos en Voces del Extremo

El gran Antonio Orihuela, a quien no tengo el gusto de conocer en persona pero cuyos poemas han aparecido alguna vez citados por aquí, lleva, además de una envidiable carrera poética marcada por el compromiso, el blog de Voces del Extremo, muy recomendable y al que se puede acceder desde este link.
En él ha tenido a bien publicar 2 poemas inéditos míos que pertenecen a un proyecto muy crítico y político que estoy escribiendo. Dejo aquí el enlace y a continuación el primero de esos poemas, dedicado a Víctor Martín Iglesias y su nuevo libro Suplicaréis clemencia:


Suplicarás clemencia
Dedicado a Víctor Martín Iglesias

Tú has sido feliz comiendo pescado crudo
mientras el Estado Islámico proseguía
el rodaje de su reality genocida financiado
por oscuros intereses occidentales.
Y has trabajado de esquirol en gasolineras,
celebrando los precios sorprendentemente bajos,
antes de volver a montar en tu coche pensando
que, al fin y al cabo, la gasolina no huele
demasiado peor a como lo hace el dinero.
(El embriagador efluvio del capitalismo
que llena todo de aroma a papel oxidado).
Tú has mirado másteres en universidades
privadas sabiendo que eran una estafa
solo porque ese timo quizás te saldría a cuenta.
Y, si al final no te matriculaste, no fue por principios
sino por problemas de horarios, tiempo o ganas.
Y defendías a la educación pública en Facebook,
bares y camisetas que tenían que morderse
el labio para no dejarte en evidencia.
Tú has seguido los desahucios en tu ciudad
por Twitter retuiteando a los que pedían ayuda
y, cuando te has cansado, has puesto música
o la tele, te has servido una copa o le has contado
a tu novia lo asqueroso que es este mundo
antes de cambiar de tema y encargar una pizza
a una multinacional que explota a sus empleados
Y te relamías, hijo de puta,
y te ayudabas con vino para pasar la bola
que se formaba en tu conciencia y tu garganta.
Y, cuando te aburrían las noticias,
buscabas una serie o una peli o porno
y decías que descanses, amor, hasta mañana,
voy a quedarme a ver si escribo algo.
Tú has estirado tus noches metiéndote
tiros de una cocaína lamentable
que muy posiblemente servía para financiar
algún grupo terrorista nacional o extranjero.
Y te has comprado libros de ideología
comunista a precios de risa
debido al monopolio de Amazon.
Y los has leído asintiendo con vehemencia,
pensando que el mundo sería un lugar menos malo
si hubiera más personas como tú.
Tú, que has cerrado el puño de tus manos
manchadas de sangre, has recurrido
a somníferos sin receta que censuraran
esa mínima oposición que, sin éxito,
intentaba organizarse en tu cabeza.
Tú has intentado escribir este poema
para salvarte y solo te ha servido
para firmar tu sentencia.
Ya es demasiado tarde para salir corriendo.
Han llegado los bárbaros.
Suplicarás clemencia.